Están disueltos, pues

FOTOGRAFÍA: MANOLO BERRIOS

-LOS TIEMPOS CRUDOS DEL SUR-

❝ Las zonas que más sufren por el friaje y las heladas en el Perú, son las mismas que muestran severos problemas en las condiciones de vida de su población. Localidades pobres, que reciben doble garrotazo; del Estado y de la naturaleza. Lugares donde hay una inadecuada alimentación, que no cuentan con vías de transporte adecuadas, ni acceso a los servicios básicos de salud. Todo ello convierte a estos grupos en focos vulnerables a las IRA, principal causa de muerte en niños en todo el mundo❞.Escribe: Sandra Guerra Salas

Publicado: 2016-07-23

En el Perú duele más la eliminación de un campeonato de fútbol, que saber que varios niños están muriendo por el friaje y la helada en poblaciones de las zonas altas del país e incluso de la selva peruana, coincidentemente en territorios donde la pobreza es extrema y los niveles de desnutrición infantil y de analfabetismo elevados. Todo un cúmulo de dificultades en un mismo espacio geográfico donde la temperatura es inclemente, sobre todo en los andes profundos, donde ha llegado a descender hasta los -24 grados centígrados (C°), ocasionado la muerte de al menos 60 niños y cientos de afectados por infecciones respiratorias agudas (IRA) en lo que va del 2016.

Sin embargo, y en plena cúspide de esta ola escarchada, el mes pasado el presidente Ollanta Humala condecoraba a sus ministros con la “Orden del Sol" por los servicios prestados al país, acción discutible por donde se la observe, por inoportuna e innecesaria, toda vez que enfermedades como la bronquitis aguda y neumonía están en incremento. Sumado a ello, está la mala alimentación y la falta de acceso a servicios de salud en comunidades donde las personas son más vulnerables a las IRA.

LOCALIDADES AFECTADAS 

Tambobamba, palabra quechua que en español significa ‘Llano de descanso’, es la capital de la provincia de Cotabambas en el departamento de Apurímac. Sus pueblos como Pampaccasa, Occaccahua o Huaraccopata no cuentan con acceso a un hospital -el más cercano queda a nueve horas, en Cusco-, mientras que la posta más cercana sigue siendo lejana. Ahí parece no haber vida y el gobierno regional no existe, mientras que el Estado no se hizo presente, así como tampoco lo hizo en 47 distritos de Puno, ni en pueblos como Ayro y Paucarani en Tacna, donde la temperatura desciende hasta los -20 grados centígrados (C°), mientras que las nevadas cubren hasta en 35 centímetros los campos de ichu de las provincias de Tarata, Candarave y Tacna. Hay puntos donde sólo algunos independientes vienen apoyando, pero no es suficiente.

Sin duda, Puno ha sido una de las regiones más afectadas por el frío. El poblado de Crucero Alto, a 4.520 metros de altura, es una de las zonas más azotadas y ya se han reportado muertes. Sus pobladores no tienen atención médica cercana, sino hasta 30 kilómetros, lo propio ocurre en las zonas altas de Azángaro, Carabaya y Putina. Por otro lado, el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú (Senamhi), viene alertando que la temperatura seguirá cruda un par de meses más.

En Arequipa se incrementaron las infecciones respiratorias, según reporte de Jorge Velarde, epidemiólogo de la Gerencia Regional de Salud de Arequipa. En tal sentido, los casos de neumonía durante la última semana de junio aumentaron en 35.4% en menores de 5 años y en 41.1% en mayores de 5.

LECCIONES Y ACCIONES

Como sucedió en 2013, año en que las nevadas afectaron a más de 80 mil personas, y murieron más de 26 mil animales por falta de alimento e incremento de enfermedades, este año también diversas regiones han sido declaradas zonas de emergencia por el Gobierno nacional. Aquel año, 2013, medidas de emergencia de esta índole lograron reducir el porcentaje de muertes por neumonía, registrándose 60% menos de muertes. Lo propio se espera en 2016.

En mayo del presente año, 14 regiones del país que abarcan a 94 distritos fueron declaradas en estado de emergencia por el Poder Ejecutivo por un lapso de 60 días: Puno, Apurímac, Ayacucho, Cusco, Huancavelica, Junín, Pasco, Tacna, Arequipa, Moquegua, Loreto, Ucayali, San Martín y Madre de Dios.

Empero, lo paradójico y adverso de este escenario es saber que el frio no termina de hacer efecto en la piel del peruano distante, del oficinista de a pie, y tampoco de las autoridades que, a pesar de que las heladas se presentan todos los años, y que esta realidad es un hecho, sus programas de prevención siempre terminan en devastadoras consecuencias: muertes de niños por neumonía y otros males, ancianos enfermos, viviendas colapsadas, animales caídos y cultivos afectados. ¿No son prioridad los peruanos de estas regiones? No se trata de dictaminaran medidas de emergencia cual rutina anual.

Estamos repitiendo la misma película cada año, tanto que ya parecemos incapaces de generar otra visión como país: fragmentarias políticas de salud, anemia en incremento, desnutrición crónica, limitada cobertura de vacunación. Falta de recursos técnicos y logísticos, carente infraestructura, falta de vías de transporte asfaltadas, electricidad, agua y desagüe.

Hasta que no abordemos los problemas de raíz, con un trabajo serio y basado en indicadores de gestión óptimos en cada cartera, no vamos a combatir ni una pequeña ola de frío. Tenemos que crear una cadena de resistencia, la cual está aún floja.

Ni bien Facebook lanza un aplicativo de solidaridad por algún atentado, los peruanos se ponen la camiseta ajena, y bien puesta: “Todos somos Orlando”; “Todos somos Irak”; “Todos somos París”; “Todos somos Bangladesh”, y en fin. Apoyamos a Venezuela y su crisis, lo que no está mal, sino hasta que lloramos junto a Mayimboo y sus complejos. Nos apiadamos del rompimiento de la Klug y Chávarri, pero, sin embargo, pocos somos: “Puno y los niños muertos por el friaje”; “Arequipa y las heladas”; “Apurímac y la neumonía”. ¿Donamos por moda o por colgar la foto en redes? No estamos aprendiendo la lección…

ANTECEDENTES

✔ En 2015 las bajas temperaturas produjeron cerca de 250 muertes por neumonía entre menores de 5 años y mayores de 60 años, según el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), mientras que se diagnosticó una infección respiratoria aguda a alrededor de 50 mil personas, a decir de la Dirección General de Epidemiología del Ministerio de Salud (Minsa).

✔ En 2015 murieron en el departamento de Huancavelica más de 22.000 crías de alpacas.


Escrito por


Publicado en